Admissibility of Hacked Emails as Evidence in Arbitration

Admissibility of Hacked Emails as Evidence in Arbitration

Both the promise and the peril of modern communication systems lies in the ease of information transfer: although technology has facilitated information access and sharing, it has also created opportunities to illegally obtain private or privileged information. An evidentiary dilemma arises when information thus obtained falls into the hands of a party, who thereafter seeks to use it in arbitration. How should an arbitrator regard this evidence, in light of the fact that it was illegally obtained at some point? The question of whether to admit this evidence is uniquely vexing in international arbitration. Contrary to the relative uniformity of evidence-taking rules in domestic litigation, the rules in arbitration may change depending on the parties’ agreement or choice of arbitral institution, creating a higher degree of variation.

This is not merely a theoretical problem. In the wake of the WikiLeaks scandal, several tribunals in investor-state arbitrations have been faced with parties seeking to use evidence initially obtained through a large-scale data breach. The traditional approach under most countries’ domestic rules would hold such communications inadmissible. However, the question is less clearcut in international arbitration, where the tribunal is not bound by national law, but has the final authority over admitting evidence.

This paper takes a threefold approach to examining this issue: first, it will outline the basic rules on evidence-taking in international arbitration. Second, it will turn to recent cases that have dealt with the issue of hacked or leaked information being presented as evidence. Finally, it will analyze whether this evidence should be considered or not in future cases.

Rules on Taking of Evidence in International Arbitration

Party autonomy, being a key feature of arbitration, grants the parties broad latitude to determine the rules under which their dispute will be resolved. Often, parties exercise this autonomy to determine the rules for both the taking and presentation of evidence in the arbitration. However, there is significant diversity in the modes of evidence-taking in international arbitration, and where the parties do not specify the rules, the taking and presentation of evidence will be analyzed pursuant to the parties’ arbitration agreement, any applicable institutional rules, the lex arbitri; and the discretion of the arbitrator. It should be noted, however, that even where the parties have spoken to the issue, in practice the arbitral tribunal will have substantial discretion to control the process of evidence taking. It should be noted, of course, that it is highly unlikely that the parties would design a rule ex ante that explicitly allowed for the presentation of unlawfully obtained evidence.

One source of guidance may be the background rules on discovery. It is not common that the parties will include a provision in their arbitration agreement dealing expressly with discovery. If a provision regarding discovery is included, typically it would be through incorporation of some set of institutional rules. The most common set of rules used in international arbitration—such as the London Court of International Arbitration (LCIA) Rules or the UNCITRAL Model Law—embrace broad, permissive admissibility standards. In the investor-state context, International Centre for Settlement of Investment Disputes (ICSID) adopts a discretionary approach, granting total authority to the tribunal to decide which evidence shall be admitted. On the other hand, more specific guidance is found on the International Bar Asociation (IBA) Rules on the Taking of Evidence, specifically in its article 9(2) (3):

Article 9

2. The Arbitral Tribunal shall, at the request of a Party or on its own motion, exclude from evidence or production any Document, statement, oral testimony or inspection for any of the following reasons:

(b)  legal impediment or privilege under the legal or ethical rules determined by the Arbitral Tribunal to be applicable;

(f)  grounds of special political or institutional sensitivity (including evidence that has been classified as secret by a government or a public international institution) that the Arbitral Tribunal determines to be compelling;

3. In considering issues of legal impediment or privilege under Article 9.2(b), and insofar as permitted by any mandatory legal or ethical rules that are determined by it to be applicable, the Arbitral Tribunal may take into account:
(d) any possible waiver of any applicable legal impediment or privilege by virtue of consent, earlier disclosure, affirmative use of the Document, statement, oral communication or advice contained therein, or otherwise; and
(e) the need to maintain fairness and equality as between the Parties, particularly if they are subject to different legal or ethical rules.

In light of the aforementioned rules, prima facie we could affirm that hacked or leaked emails would not be accepted by an international arbitral tribunal unless one of the parties were to issue a waiver. Of course, this considers only the case of a party coming into possession of information that was previously illegally obtained by another party. If the hacking or leaking had been perpetrated by one of the parties directly, it would likely be considered a bad faith action on the part of that party, pursuant to the logic of article 9(7) of the IBA Rules:
If the Arbitral Tribunal determines that a Party has failed to conduct itself in good faith in the taking of evidence, the Arbitral Tribunal may, in addition to any other measures available under these Rules, take such failure into account in its assignment of the costs of the arbitration, including costs arising out of or in connection with the taking of evidence.

This could have a range of consequences, and pursuant to this provision, would likely result in the party bearing the cost of the arbitration in light of its bad faith.

Although international tribunals are not prone to exclude evidence on the basis of confidentiality, there is case law from the Permanent Court of International Justice in which it elected to do so. For instance, in the Danube case, the Court declined the admission of the history of certain articles of the Versailles treaty, since those were confidential and had not been placed before the Court by, or with the consent of, the competent authority. Likewise, in the Chorzow case, the Court refused to consider declarations, admissions, or proposals made by the parties in the course of prior, abortive negotiations in order to preserve the confidentiality of earlier efforts at settlement. Both of these cases represent the PCIJ’s responsiveness to certain policy concerns even when it comes to confidentiality—a normally disfavored basis for exclusion.

Having laid out some of the legal rules that prohibit the parties from using confidential information as evidence, and having discussed other circumstances under which parties may be prohibiting from using evidence, we come to the question of whether an arbitral tribunal should admit or exclude now-public information that was initially obtained via WikiLeaks.

Cases Dealing with Hacked or Leaked Emails

In the Conoco Phillips case, after issuing the award, the tribunal had to deal with new evidence presented due to information available in WikiLeaks. This case concerned the expropriation of oil and gas assets by the Venezuelan government. Conoco Phillips claimed that Venezuela illegally forced it to cede its majority holding in certain oil and gas projects and was unwilling to negotiate fair compensation for the government’s taking. The tribunal found that Venezuela breached its obligation to negotiate in good faith in order to reach an acceptable settlement between the parties. After the award was issued, Venezuela sent a letter to the tribunal contesting this decision, in which Venezuela requested a new hearing to address the ruling on lack of good faith. Specifically, the letter cited new evidence, obtained via WikiLeaks, including communications between diplomatic officials in the United States Embassy in Caracas and Conoco Phillips’ executives discussing the Venezuelan government’s offer to compensate the company for expropriation using market value standards instead of their previous offer of book value.
Venezuela argued that this contradicted the tribunal’s conclusion that Venezuela negotiated in bad faith. Ultimately, however, the tribunal addressed neither the merits nor the admissibility question raised by this evidence: instead, it found that it did not have the power to reconsider its decision. However, one of the arbitrators issued a dissenting opinion which relied on the revelations contained in the WikiLeaks cables, effectively opening a new window by considering leaked information as evidence in an arbitration procedure.

In a more recent case involving the Kazakhstan government, the tribunal reached an admissibility decision that could come to be seen as a watershed. The arbitral tribunal basically stated that documents protected by legal professional privilege cannot be admitted as evidence, but others could be. Caratube International Oil Company and American-national Devincci Salah Hourani, who were suing Kazakhstan over the alleged seizure of their oil exploration and production rights, wanted leaked documents that were now publicly available due to the WikiLeaks page to be considered by the tribunal as evidence.

The Tribunal reasoned as follows: first, it noted that the plaintiffs alleged the documents were material and relevant to the dispute; second, it observed that the documents were now in the public domain. Thus, the tribunal found that the balance tipped in favor of admitting the documents, placing special emphasis on the fact that they were “lawfully available to the public.” In the view of the tribunal, this precluded them from being considered privileged information.

From these decisions, one can appreciate that although the Conoco Philips tribunal avoided the analysis of the leaked emails on procedural grounds, the dissenting opinion stated that this evidence should be considered; and in the most recent decision in Caratube, the Tribunal accepted the leaked information as evidence, on the basis that this information is now public, and thus is no longer privileged or confidential.

Conclusion

Since the WikiLeaks scandal, the legal parameters for admissible evidence seem poised to change: evidence that would have been considered inadmissible due to its privileged or confidential character is now admissible because it is considered to be public information. Nevertheless, this boundary should be carefully policed, due to the fact that this evidence was unlawfully obtained at some point. Therefore, in a prima facie analysis, the fact of the evidence having been obtained illegally would weigh against admissibility in light of on public policy grounds. Under the reasoning in Caratube, what would happen if one of the parties hacks the other parties’ emails and then asks a third entity which is not part of the dispute to publish this information in order to gain publicity for the purpose of using it in an arbitration procedure (based on the argument public availability destroys the privileged or confidential status of information)? In light of the foregoing concern, evidence that was unlawfully obtained and becomes public should only be accepted by an international arbitral tribunal on the consent of both parties. This will prevent any party from trying to unlawfully obtain information and will maintain fairness and equality among the parties in the process.

 

Ricardo Calvillo Ortiz, Licenciado en Derecho (Law Degree) July, 2010 Universidad Iberoamericana, Mexico City, Mexico. Candidate for LL.M in International Business Regulation, Litigation and Arbitration in New York University School of law, May 2016.

crisis económica empresarial

Soluciones legales frente a crisis económica empresarial

Como consecuencia de la pandemia que actualmente azota a la población mundial, muchas empresas se han visto afectadas de manera drástica en sus finanzas, al punto de verse obligados a cesar sus actividades.

A pesar de que el panorama no es nada alentador, el tiempo juega un papel fundamental a la hora de hacer convenios para el cumplimiento de las obligaciones financieras, es así como el gremio legal se convierte en un protagonista como aliado empresarial.

Si bien es cierto que algunas empresas mantienen números negativos, existen alternativas financieras para proteger su patrimonio, tal es el caso de la quiebra y la reestructura.

Otro de los retos que han presenciado las compañías, ha sido la baja en recursos humanos, lo que a su vez ha significado un factor de interés para los juristas en material laboral.

Por otra parte, algunos empleados han tenido que sufrir recorte a sus salarios así a las jornadas habituales, aunado a las problemáticas que presenta el home office, como la falta de infraestructura, equipos, servicio y un reglamento que estipule los nuevos riesgos del trabajar desde casa.

Ante esto, una oportunidad que tienen las empresas es la mediación y como alternativa de solución de conflictos, así como el arbitraje, mecanismos que generan acuerdos convenientes para las partes y evitar llegar a tribunales.

Los expertos legales afirman que siempre será mejor lograr una negociación antes que llegar a un proceso de insolvencia, ya que se pueden establecer negociaciones entre deudores y acreedores que logren la estabilidad de las empresas sin la intervención de la autoridad.

Es deber de cada empresa realizar un estudio del efecto Covid en su estructura organizacional, pues cada compañía manifestará problemáticas distintas de acuerdo al sector económico y empresarial al que pertenezcan ya que la crisis económica traerá diferentes escenarios para llevar a cabo negociaciones en términos financieros y laborales. Asimismo, es imprescindible analizar los convenios y deudas con los acreedores para evitar vencimientos e incumplimientos.

En una visión general, el foro jurídico tiene el compromiso de crear estrategias innovadoras para lograr que las empresas sobrevivan al virus que nos ataca.

violencia política mujeres

Ejemplos de violencia política contra las mujeres

Dando continuidad al texto anterior, Villasante y Freyman en su compromiso con la equidad de género presenta algunos ejemplos de violencia política contra las mujeres.

Cabe señalar que según el protocolo para atender la violencia política contra las mujeres, esta: «comprende todas aquellas acciones u omisiones de personas, servidoras/es públicos que se dirigen a una mujer por ser mujer (razón de género), tienen un impacto diferenciado en ellas o les afectan desproporcionadamente, con el objeto o resultado de menoscabar o anular sus derechos políticos electorales, incluyendo el ejercicio del cargo».

Asimismo, la violencia política afecta el derecho humano de las mujeres a ejercer el voto y a ser elegidas en los procesos electorales; a su desarrollo en la escena política o pública, ya sea como militantes en los partidos políticos, aspirantes a candidatas a un cargo de elección popular, a puestos de dirigencia al interior de sus partidos políticos o en el propio ejercicio de un cargo público.

Ejemplos:

Calificativos que menosprecien a las mujeres y su imagen pública, con base en estereotipos de género.

Censura del uso de la palabra de mujeres, limitando el derecho de expresión en igualdad de condiciones.

Distinción de forma negativa por encontrarse en estado de embarazo o licencia por maternidad.

Inscribir a mujeres únicamente en distritos poco alentadores.

Desigualdad en la distribución de la propaganda en medios de comunicación (radio, prensa y televisión).

Agravios a elementos de las campañas electorales de la mujeres.

Hacer mal uso de los recursos destinados a la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres.

Propagación de imágenes, mensajes o información de las mujeres con el fin de menospreciar su imagen pública.

Agresiones verbales basadas en estereotipos y visiones discriminatorias sobre las mujeres.

Finalmente, las autoridades tienen por deber garantizar que la participación de las mujeres en el ámbito público sea posible y se realice en ambientes seguros y adecuados; así como evitar que corran el riesgo de ser excluidas, de sufrir amenazas y represalias físicas o de otra índole, que menosprecien o anulen el ejercicio de sus derechos políticos.

equidad género

Promueven garantizar equidad de género en instituciones del Estado.

Hoy en día México transita por una situación coyuntural en la lucha por la equidad de género, si bien es lamentable la existente ola de feminicidios que azotan a la nación, es gratificante encontrar más voces y acciones que se suman a  combatir los virus de la discriminación e ignorancia.

 

En este sentido, es innegable que aún experimentamos obstáculos y arcaicas creencias arraigadas en la sociedad, sin embargo, en el camino hacia la paridad de género se han consolidado los pilares que fortalecen la visión de inclusión integral.

 

Es así como se han realizado diversas reformas  constitucionales, además de una gran cantidad de ordenamientos legales con conciencia de género. Tal es el caso de la propuesta para concretar la armonización legislativa y poder tipificar y sancionar la violencia política en razón de género a nivel federal promovida por la Senadora Mónica Fernández Balboa.

 

La máxima autoridad del Senado de la República, representando las necesidades nacionales, solicitó  trascender los actos protocolarios y establecer un compromiso real que garantice la paridad de género en la composición de los principales órganos del Estado mexicano. “Es muy importante que entre todas y todos cuidemos el derecho de las mujeres a tener derecho”, sentenció.

 

La parlamentaria destaca que la homologación a nivel local será imprescindible para hacer realidad el sueño de equidad y paridad de género. También asevera que para erradicar esta clase de violencia se ha modificado la Constitución y se hicieron más de 50 reformas a un buen número de ordenamientos legales en la materia.

 

Fernández Balboa puntualiza que la transversalidad de género es un enfoque que deben asumir todas las instituciones para lograr la igualdad sustantiva. Así se ha hecho al interior de la Cámara de Senadores buscando incorporar esa perspectiva en toda iniciativa, evento y acción a realizar.

 

Finalmente considera necesario concretar la operación de las reformas que aprobó el Congreso de la Unión en materia de paridad y violencia política en contra de las mujeres en los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial; los diferentes niveles de gobierno: federal, estatal y municipal, así como en los organismos constitucionales autónomos, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Instituto Nacional Electoral y los Organismos Públicos Locales Electorales.

 

En Villasante y Freyman, estamos comprometidos con la equidad de género, por ello en una próxima entrega detallaremos las formas de violencia política contra las mujeres.

reforma arrendamiento mexico

Reformas y adiciones al Código Civil de la Ciudad de México en materia de arrendamiento.

El pasado 8 de julio, el grupo parlamentario de Morena sometió a consideración del Congreso de la Ciudad de México un proyecto de reforma en materia de arrendamiento, debido a que las diputadas Martha Soledad Ávila Ventura y Valentina Valía Batres, ambas integrantes del partido, recibieron  una sugerencia de iniciativa por parte de múltiples organizaciones sociales, civiles y de activistas, con el objetivo de que se garantice el derecho a la vivienda frente a situaciones como la que actualmente vivimos a consecuencia de la pandemia por Covid-19.

 

Dicha propuesta fue retirada por el momento, tras la polémica que ha generado, sin embargo, no se descartó por completo que después pueda volver a discutirse en el Congreso.

 

Esa iniciativa pretendía reformar los artículos 2398 y 2406 y adicionar el 2406 Bis, 2425 Bis y el 2431 Bis al Código Civil para la Ciudad de México, con el supuesto fin de garantizar el derecho a la vivienda y evitar desalojos arbitrarios.

 

Las diputadas basaron su iniciativa en que la vivienda es un derecho humano y por ende, debe ser garantizado, lo cual es correcto hasta cierto punto, pues tal derecho humano no puede garantizarse a costa de los derechos de terceras personas, como es el caso de los propietarios de los inmuebles arrendados.

 

La iniciativa pretende logar que ningún arrendatario sea obligado a entregar un depósito mayor al primer mes de renta, derecho que además no podrá tener el arrendador en caso de una recisión anticipada por parte del arrendatario.

 

Asimismo, se pretende que los contratos de arrendamiento de vivienda no puedan ser menores a tres años, cuando actualmente se establece una duración mínima de un año.

 

El artículo 2406, que se intenta adicionar, destaca por su incongruencia, pues de reformarse el artículo 2398, da la posibilidad a que el contrato de arrendamiento pueda celebrarse de forma oral y el numeral primeramente citado establece que sin un contrato escrito no podrá desalojarse al arrendatario, incluso cuando este haya incumplido con sus obligaciones de pago. Ahora bien, en el caso de que un juez ordene el desalojo, dicho acto no tendrá lugar sino hasta después de dos meses de notificado el arrendatario.

 

Una vez expuesto lo anterior, consideramos que la iniciativa violenta la propiedad privada, la autonomía de las partes e inhibe la oferta de vivienda en arrendamiento.

 

De ser discutida con posterioridad y aprobada esta reforma traerá graves consecuencias, pues desacelerará la inversión en el sector inmobiliario ya que resultará extremadamente difícil que se logre el desalojo de los arrendatarios morosos, además de que sin la exigencia de garantías no se podrán cubrir daños y perjuicios que en su caso se lleguen a ocasionar a los arrendadores.

 

Si bien es cierto que nuestra legislación carece de mecanismos que permitan a los arrendatarios hacer frente a situaciones como la que atravesamos actualmente con la pandemia, también lo es que de ser discutida y aprobada la reforma afectaría de forma abrupta la esfera jurídica de los arrendadores.

ventajas jurídicas

La mediación como alternativa de solución de conflictos

Ventajas

 

En esta última entrega detallaremos las ventajas de la mediación como vía pacífica de
solución de controversias hasta el momento ha demostrado ser práctico y funcional en
relación a recursos, tiempo y costos, evitando así la posibilidad de futuros litigios.

 

En este sentido, se puede destacar que el proceso de mediación reduce en gran
medida la carga laboral de los jueces y el costo de los procedimientos judiciale.
Además, favorece el vínculo entre las partes por el enfoque de cooperatividad a través
del cumplimiento de los convenios.

 

A continuación enumeramos las ventajas que nos brinda la solución de controversias
con el proceso de mediación:
– Con el fin de obtener mejores beneficios, la mediación presta especial atención a
los intereses de las partes no sólo a sus derechos y obligaciones.
– Fomenta la tolerancia y la negociación entre los contendientes al focalizarse en
crear una mejor relación de los mismo, evitando llegar a un proceso judicial.
– Frente a la ausencia de un juez, posibilita la transparencia sobre las verdaderas
necesidades que subyacen en la disputa.
– Por su carácter de flexibilidad, no se genera una “razón preponderante” en el
proceso, ya que la solución tiende a ser negociada.
– Los procedimientos de mediación son caracterizados por su rapidez y sencillez.
– La confidencialidad, voluntariedad, flexibilidad, creatividad, costos y neutralidad,
son los pilares principales que soportan este proceso.
– Al presenciar la relación ganar-ganar, las parten generan un menor desgaste
emocional.
– Por último y no menos importante, estos procedimientos fomentan la ética
ciudadana y la formación cívica para resolver los conflictos de manera privada.

 

En Villasante y Freyman contamos con un equipo profesional capacitado en la
mediación como alternativa de solución de conflictos, el cual te acompañará en todo
momento brindándome certeza jurídica.

mediación alternativas de solución de conflictos

La mediación como alternativa de solución de conflictos

Características y proceso

 

Dando continuidad a la información anterior, en esta oportunidad explicaremos las
características y procesos de la mediación como alternativa de solución de conflictos con el
objeto de comprender los principios que la rigen.

 

Las características que definen el proceso de medicación, son las siguientes:

Confidencialidad. Radica en la prohibición de divulgar cualquier tipo de información que se
haya expresado durante el procedimiento ni en ningún otro proceso.

Voluntariedad. Refiere a la decisión libre y auténtica de participación de las partes
involucradas, la cual puede quedar acentuada en un contrato.

Flexibilidad. Apunta a la carencia de rigidez durante el proceso, ya que los acuerdos pueden
ser modificados a la solicitud de las partes, con el fin de lograr soluciones asertivas.

Creatividad. Es indispensable emplear la imaginación y el intelecto con el fin de encontrar
opciones óptimas satisfagan las necesidades de los interesados.

Costos. La mediación es un procedimiento que reduce tiempos y gastos ya que a diferencia del
proceso judicial evita trámites burocráticos.

Neutralidad. Significa que el mediador no deberá influir en la toma de decisiones sino
administrar y controlar el procedimiento, dirigiéndolo y marcando las pautas.
En otro orden de ideas, explicaremos las etapas del procedimiento de mediación, enfatizando
que tanto el mediador como las partes tienen el deber de actuar con transparencia y
respetando las reglas establecidas.

 

En primer lugar el mediador debe detallar las etapas del proceso desde la introducción,
desarrollo y posible resultado para que los participantes sepan qué esperar.

 

Posteriormente, escuchará las peticiones del solicitante y así dar apertura a la causa. Asimismo
se procederá a firmar la solicitud de servicio en la cual se manifieste la conformidad de
participar en el proceso. Luego se indicará la fecha y hora para llevar a cabo la mediación,
elaborando y entregando una invitación para la parte contraria.

 

Llegado el día pactado, el mediador enfatizará a las partes sobre el procedimiento y sus
alcances, presentándose y solicitando a los involucrados que se presenten. De tal forma, uno
de los mediados manifestará su postura acerca del asunto e inmediatamente lo hará su
contrario, y es así como el mediador podrá identificar los intereses y necesidades de los
mismos, propiciando las mejores soluciones a la controversia, que se evaluarán y quedarán
asentadas por escrito.

 

Para concluir podemos afirmar que la mediación como proceso alternativo es reconocido en
materia civil respecto de las controversias que se deriven de relaciones entre particulares, sean
personas físicas o jurídicas.

La mediación como alternativa de solución de conflictos.

El mediador

Frente a la nueva realidad que se vive a nivel mundial y nacional, en donde el desempleo será una de las principales problemáticas por las que transite México,  aunado al  gran número de empresas que  se verán forzadas a concluir sus servicios o frenar sus producciones, existen medidas jurídicas que se postulan como soluciones alternativas.

En el presente texto, desarrollaremos la figura de la mediación como solución alternativa de conflictos, siendo este un mecanismo extraordinario al judicial, caracterizado por la intervención de una tercera persona al que se le denomina “mediador”, cuyo objetivo es facilitar la avenencia y solución dialogada entre las partes enfrentadas.

El  mediador es el especialista capacitado y registrado para conducir el procedimiento de mediación e intervenir como facilitador de la comunicación y la negociación entre particulares involucrados en una controversia. Es decir, es un oyente activo, escultor de ideas que mostrará el sentido de realidad necesario para lograr los acuerdos convenientes.

En este orden de ideas, el mediador debe ayudar a que las partes reconozcan las perspectivas de otro sin reaccionar, expresando sus opiniones con serenidad y desarrollando un vínculo colaborativo. Asimismo, la finalidad del mediador es valorar la preservación de la relación como instrumento para la mejor defensa de los intereses propios.

Es importante destacar que el mediador no actúa como juez, y por ello no puede decidir, quién tiene la razón. Tampoco es su deber proponer fórmulas de acuerdos a las partes ni asesorar a las mismas sobre sus derechos.  Él, intenta conducir un proceso de resolución de conflictos, y su compromiso es estar capacitado para ello.

La mediación involucra mucho más que solamente juntar a las personas y hacerlas hablar sobre su problema, por lo que se requiere de un adecuado adiestramiento para dominar las reglas y técnicas de la facilitación, para conocer las propias fuerzas y flaquezas, desarrollando los aspectos positivos y superando los negativos experimentando conductas.

En conclusión el mediador motiva sin manipular, halaga sin presionar,  tratar de estimular una amplia conciencia en la mente de cada parte, a fin de que ésta pueda ver las debilidades de su propia posición para abrirse hacia un acuerdo y para todo esto debe aprender a escuchar activamente, a integrar, a parafrasear, a transformar el lenguaje en neutral, etc.

Este es la primera entrega del material informativo: «La mediación como alternativa de solución de conflictos».  En la próxima publicación estaremos hablando sobre los procesos de mediación.

Hacia una recuperación financiera

La historia de la humanidad estaba por presenciar la expresión máxima de la era de la  globalización, sin embargo, esto se convirtió en un utopía debido a la llegada de la pandemia por coronavirus, que incluso dió mayor efervescencia a las críticas de algunos que confabularon en contra de la puesta en marcha del concepto de hiperglobalización.

Hoy, se ha tenido que hacer una pausa en el modelo clásico de los eslabones de producción, frente al distanciamiento social de las personas para  poder intercambiar productos entre continentes, lo que traerá como consecuencia el desarrollo de nuevas oportunidades.

Ante esta realidad será necesario, que las naciones creen sólidas relaciones comerciales entre los países más cercanos geográficamente, con la finalidad de consolidar su economía. Cabe destacar que los productos y algunas materias primas tendrán una limitación conforme se tenga una adaptación a la nueva normalidad.

En este orden de ideas, la entrada en vigor del reciente tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá será la herramienta para la recuperación económica de nuestro país, además que impulsará mayor certeza para la atracción de inversión extranjera.

Asimismo, el capítulo de comercio digital otorga a la República Mexicana, la posibilidad de establecer condiciones para incluir a pequeños y medianos empresarios a la economía global.

Según la  Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI), el nuevo tratado permitirá destacar el papel de las plataformas de internet en el mercado global como facilitadoras del comercio internacional, ya que las industrias y la economía podrán tener acceso a múltiples beneficios, como la reducción de costos de transacción y comunicación, que aumentan la disponibilidad de productos y servicios.

De igual forma, se favorece el crecimiento de empresas con modelos de negocios enfocados en crear cadenas de valor. Y es así como los emprendedores y usuarios se beneficiarán del desarrollo y uso de estas plataformas.

Por su parte, Sissi de la Peña, gerente de comercio digital y organismos internacionales de la ALAI señala que con el desarrollo de la economía digital, México se beneficiaría de la adopción de mejores prácticas internacionales e intercambio tecnológico, para mejorar las brechas actuales.

La pandemia y sus consecuencias en la quiebra empresarial

Las consecuencias de la pandemia por Covid-19 se han hecho notar de manera paulatina, previéndose entre otras, los incrementos de quiebras empresariales, principalmente en los sectores restaurantero, hotelero, automotriz, inmobiliario y aeronáutico.

Tras el confinamiento forzoso y la calificativa que dio el Gobierno Mexicano de “industrias no esenciales” para suspender actividades con motivo de la pandemia, los referidos sectores se encuentran en una situación en la cual les resulta sumamente oneroso dar cumplimiento a las obligaciones contraídas con anterioridad.

Se estima que estos sectores recurran al concurso mercantil con el fin de obtener suspensión de cualquier acción en contra de sus bienes y/o derechos, y así poder evitar la posible llegada de una quiebra.

Por ello resulta de suma importancia que las empresas que comiencen a tener pérdidas, falta de liquidez o descenso en el número de clientes, identifiquen de dónde provienen las dificultades e intenten solventarlas de inmediato, buscando estrategias a seguir para la protección de sus acreedores, empleados y accionistas, con el objetivo de continuar en operación.

Se debe tener claro que la ley prevé que tanto la empresa como sus acreedores pueden solicitar el concurso mercantil, siempre y cuando la empresa haya incumplido generalizadamente con sus obligaciones de pago de dos o más acreedores distintos; esas obligaciones deben tener por lo menos treinta días de vencidas y deben representar por lo menos el treinta y cinco por ciento o más de todas sus obligaciones, o bien, que la empresa no cuente con activos para hacer frente a por lo menos el ochenta por ciento de sus obligaciones vencidas.

Es de vital importancia que las empresas situadas en los supuestos anteriormente mencionados, comiencen a evaluar la posibilidad de solicitar el concurso mercantil buscando en la medida de lo posible llegar a una conciliación con sus acreedores, que les permita continuar con su operación, ya que sólo así podría lograrse una reestructura de las obligaciones que se encuentren vencidas.

1 2 3