Prevén demandas contra  gobiernos por afectación a trasnacionales

Tras implementar medidas contrarias a los intereses de empresas transnacionales, diversas instituciones advierten que el gremio legal ejecutará una avalancha de demandas contra varios gobiernos, incluido el de México.

 

Organizaciones como Corporate Europe Observatory (CEO) y Transnational Institute (TNI) aseveran basar esta información en publicaciones de los bufetes y seminarios organizados para informar, en webinarios, a sus clientes inversores y multinacionales.

 

De acuerdo con TNI, México es uno de los países que ya enfrenta una amenaza de demanda ante tribunales de arbitraje en relación con el covid-19, ya que empresas europeas, canadienses y estadounidenses anunciaron su intención de demandar al gobierno mexicano por verse afectados ante las medidas para fortalecer el sistema eléctrico nacional.

 

TNI informó que México es el país más demandado de la región, fuera el tema Covid-19, con 34 casos de arbitraje, y detalló que esos recursos son costosos y poco transparentes, agravan el endeudamiento externo del Estado y desvían fondos imprescindibles para mejorar las condiciones de vida de los mexicanos.

 

El informe evidencia que los bufetes de abogados asesoran inversores extranjeros sustentados en que algunos gobiernos tomaron control de hospitales privados y hoteles para tratar a los pacientes; y adoptaron medidas para que medicamentos, vacunas y exámenes estén disponibles para todas las personas.

 

Otros gobiernos, indica el informe, suspendieron las actividades comerciales que habrían propagado el virus y, en algunos casos, evitaron el corte de agua, gas y electricidad por falta de pago.

 

TNI y CEO explican que los miles de acuerdos de comercio e inversión que hay en el mundo, otorgan amplias facultades a los inversores extranjeros para demandar a los Estados en un sistema de tribunales de arbitraje denominado mecanismo de solución de disputas entre inversores y Estados o ISDS, por sus siglas en inglés.

 

En esos tribunales, las empresas pueden reclamar indemnizaciones millonarias por medidas gubernamentales que supuestamente perjudican sus inversiones directamente por la expropiación, o indirectamente, por reglamentaciones de cualquier tipo.

 

De acuerdo con la investigación, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo publicó el 4 de mayo de 2020 al respecto:

 

“Las medidas de los Estados de limitar el impacto negativo de la pandemia son muy diversas y varían de un país a otro (…) Si bien estas medidas se adoptan para proteger el interés público y mitigar los efectos negativos del virus, algunas podrían (…) exponer a los gobiernos a procedimientos de arbitraje iniciados por inversores extranjeros”.

 

CEO y TNI sugieren que los Estados pueden justificar sus acciones “sobre la base de las excepciones de interés público que figuren en el tratado de inversión vigente o de las prácticas de emergencia establecidas en el derecho internacional. Empero, ambas opciones tienen sus límites.

 

“(…) Sin embargo, los inversores podrían alegar ‘que algunos Estados contribuyeron a la crisis por no haberse preparado para un suceso previsible’ o que ‘la falta de financiamiento o los recursos insuficientes de los sistemas de salud de los Estados es un factor coadyuvante’ a la severidad con la que los afectó la pandemia. Si bien ello puede ser cierto, ¿debería un caso de ISDS utilizarse para empeorar la situación de un sistema de salud que de por sí tiene poca financiación?”.

 

Otra opción que proponen a los gobiernos es retirarse de los acuerdos de ISDS vigentes a tiempo, como lo han hecho algunos países que han restringido sus acuerdos bilaterales de inversiones.

2020: Año de incertidumbre económica

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en sus Perspectivas Económicas para 2020, asegura que debido a la crisis social y sanitaria que ha generado la pandemia de COVID-19, los gobiernos se han visto forzados a implementar diversas políticas con el objeto de encaminarse hacia la recuperación. 

Asimismo, organizaciones económicas nacionales e internacionales visualizan un panorama poco alentador ante los posibles escenarios del rumbo de la pandemia, ya que la actividad económica no vuelve ni puede volver a la normalidad en estas circunstancias.

En el caso de México, los economistas de la OCDE indican que la pandemia empujará a la economía a una grave recesión este año, impulsada por la contracción mundial, la caída del turismo, el descenso de los precios del petróleo y las necesarias medidas de confinamiento que se han adoptado.

De igual forma la población más desfavorecida y vulnerable, incluidos los trabajadores del sector informal, se verán especialmente afectados por la recesión.

Sin embargo, existe un escenario alentador, ya que se espera que las exportaciones sean más fuertes, como resultado de la entrada en vigor del nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá.

Panorama Internacional

Para la economía mundial, la OCDE, encabezada por el mexicano José Ángel Gurría, prevé que mientras no haya una vacuna o tratamiento disponible de manera generalizada, los responsables de formular políticas en todo el mundo seguirán caminando por la cuerda floja. 

El distanciamiento físico y la estrategia de testear, localizar, seguir y aislar (TTTI por sus siglas en inglés) serán los principales instrumentos para combatir la propagación del virus. 

En este mismo orden de ideas, Laurence Boone, economista en jefe de la OCDE asegura que las políticas de recuperación de hoy darán forma a las perspectivas económicas y sociales en la próxima década. Las políticas monetarias ultra acomodaticias y una mayor deuda pública son necesarias y serán aceptadas mientras la actividad económica y la inflación estén deprimidas, y el desempleo esté alto.

Finalmente enfatiza Boone que los gobiernos deben aprovechar esta oportunidad para diseñar una economía más justa y más sostenible, haciendo que la competencia y la regulación sean más inteligentes, modernizando los impuestos, el gasto público y la protección social. La prosperidad proviene del diálogo y la cooperación. Esto es cierto a nivel nacional y global. 

Lineamientos de Seguridad en el entorno laboral

En aras de preservar un ambiente laboral con las condiciones sanitarias óptimas para el retorno a la nueva normalidad, la  Secretaría de Salud, en coordinación con las Secretarías de Economía y del Trabajo y Previsión Social, así como el Instituto Mexicano del Seguro Social, publicaron los lineamientos de seguridad para la reapertura de actividades sociales, educativas y económicas.

A continuación detallamos las estrategias de control que incluyen promoción de salud, capacitación y organización de los trabajadores para prevenir y controlar la propagación del virus:

 

En áreas de entrada y salida:

– Filtro sanitario que incluya determinación de la temperatura corporal.

– Control de visitas, proveedores y contratistas, en materia de higiene, sana distancia, uso obligatorio de cubrebocas.

 

En áreas de trabajo:

– Facilitar teletrabajo por condiciones de salud, edad, gestación o lactancia.

– Las reuniones de trabajo se realizarán preferentemente por teléfono o videoconferencia.

– Desinfección de limpieza en superficies y objetos de contacto común.

– Mecanismos de supervisión del cumplimiento a los lineamientos de higiene y limpieza.

– Código de ética que establezca los lineamientos de no discriminación para personas que hayan tenido COVID-19.

– Lineamientos de restricción de viajes locales o internacionales, en caso de que sea necesario viajar, lineamientos sobre medidas preventivas antes, durante y después del viaje.

 

Capacitación:

– El personal directivo de las acciones a realizar para prevenir y evitar cadenas de contagio podrá hacer uso del material de CLIMSS ubicado en https://climss.imss.gob.mx/

– La capacitación debe ser de manera presencial, respetando la sana distancia.

 

Promoción a la salud:

– Contar con un programa de salud física y mental para los trabajadores, referente a los cuidados de COVID-19, el cual deberá incluir: un protocolo para manejo de trabajadores sospechosos, confirmados y su reincorporación laboral; así como de promoción, prevención y atención y seguimiento de los estados de salud de los trabajadores.

– Contar con lineamientos para la identificación de factores de riesgo psicosocial, como violencia laboral, carga mental, etc.

 

Planeación y gestión:

– Contar con un comité o persona responsable de la implementación, seguimiento y supervisión de las medidas implementadas.

– Listado de teléfonos de emergencia que incluya las instancias de contacto en caso de emergencias sanitarias.

 

MEDIDAS ESTRUCTURALES

En accesos:

– Dividir el acceso de personal por barreras físicas a fin de contar con espacios específicos para el ingreso y salida de personal.

– Colocar en los accesos jergas o tapetes sanitizantes con hipoclorito de sodio con concentraciones de por lo menos 0.5%.

– Colocar dispensadores de alcohol al 70% o gel desinfectante.

– Sensores a distancia para tomar la temperatura corporal.

– Habilitar un área de estancia para casos detectados con temperatura mayor a 37.5 C.

 

En áreas comunes:

– Contar con lavamanos, jabón y toallas de papel desechable, gel desinfectante.

– Ventilación natural.

– En espacios donde haya dos o más trabajadores delimitar el área por barreas físicas protegiendo el frente y laterales de los trabajadores.

– Señalizar con marcas en el piso una distancia de al menos 1.5 metros entre cada trabajador.

– Contar con dispensadores de gel antibacterial.

 

EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL

– Proporcionar tres cubrebocas desechables por trabajador y lentes con protección lateral, superior e inferior de ojos.

 

INSUMOS

– Material para colocar barreras físicas en el acceso y en el área de trabajo.

– Jergas o tapetes sanitizantes.

– Hipoclorito de sodio de al menos 0.5%.

– Dispensadores de gel antibacterial.

– Sensores a distancia para tomar la temperatura.

– Jabón y toallas de papel desechable.

– Material para señalizar el piso.

– Cubrebocas y lentes para el personal.

– Pañuelos desechables.

– Bolsas de plástico.

 

Es importante recalcar que en ningún momento las empresas podrán reiniciar labores sin la autorización del IMSS, por lo que deberán recurrir al documento denominado “Autoevaluación del Protocolo de Seguridad Sanitaria” publicado en la plataforma http://nuevanormalidad.gob.mx/