La ministra británica de Comercio Internacional, Anne-Marie Trevelyan, y su homóloga mexicana, Tatiana Clouthier, anunciaron este viernes en Londres el inicio de negociaciones para un «nuevo y más moderno» Tratado de Libre Comercio (TLC) que se ajuste a la era pos-Brexit.

Las ministras participaron en un acto con empresarios en la sede londinense de la empresa Diageo, uno de los principales exportadores británicos al país latinoamericano.

Según el Gobierno de Londres, el nuevo acuerdo pretende mejorar el vigente hasta ahora, basado en el Acuerdo Global entre México y la Unión Europea (UE), y recoger con más precisión las necesidades de ambos territorios.

Cabe recordar que a partir del 1 de enero de 2021, como consecuencia del Brexit, Reino Unido perdió los beneficios de los acuerdos comerciales negociados por la Unión Europea en nombre de sus miembros.

Por otra parte, tanto México como Reino Unido acordaron mantener a partir del 1 de enero de 2021 las preferencias arancelarias con las que se han beneficiado en el marco del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM).

En 2021 México registró exportaciones de 2,992 millones de dólares, en su comercio de mercancías con Reino Unido, un crecimiento de 14% interanual, e importaciones de 2,005 millones de dólares, un avance de 15 por ciento. 

Asimismo, se han beneficiado a sectores de relevancia para México, como el automotriz, además de que redimensionará el acceso preferencial de productos agrícolas mexicanos con cupos que reflejan los flujos de comercio previos con el Reino Unido, beneficiando en especial a productores de plátanos, espárragos, melaza y miel.

Para este fin, el acuerdo transitorio mantiene los esquemas de acumulación y de integración productiva existentes en el vigente TLCUEM por tres años. Éstos serán revisados y actualizados conforme a las necesidades de la relación bilateral en el Acuerdo que ambos países planeaban comenzar a negociar en 2021 originalmente.

El nuevo acuerdo «México 2.0» aspira a expandir una relación comercial bilateral que es ya de unos 4.000 millones de libras (4.700 millones de euros), y Londres valora además el tamaño del mercado mexicano, con una población estimada de 150 millones de habitantes en 2035.