El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) que forma parte del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), observó que inicialmente el programa de combate a la inflación y a la carestía (Pasic), que presentará el gobierno el día se mañana,  no contempla medidas adicionales que ayuden amortiguar el incremento de precios y en cambio, pues sólo se enfoca en 24 productos, 14 de ellos pertenecen a rubros genéricos de canasta básica en el INPC y la mayoría son alimentos.

Cabe señalar que, de lograrse el freno de los precios de los 24 precios, su alcance dentro del índice sería limitado y tardaría mucho en reflejarse en la inflación anual, agregó el organismo.

Asimismo enfatizó que “Más allá de respetar la tarea del Banco de México, es recomendable evitar subsidios, revisiones salariales pronunciadas, precios tope y pretensiones de autosuficiencia”. 

En su mensaje semanal, el organismo del CCE recordó, durante las primeras reuniones con las empresas, el presidente Andrés Manuel López mencionó que pactó asegurar un precio único, “parejo”, presumiblemente fijo o estable, en todo el país para “la canasta básica” -o quizá más bien para un subconjunto de ella-.

También hizo hincapié en que la tasa de inflación en México es sustancialmente menor a la de países como Estados Unidos y otras economías avanzadas, así como en muchas naciones emergentes.

Añadió que hoy la inflación en México viene primordialmente del exterior, pero amenaza con tomar fuerza propia interna por el lado de los salarios y por la formación de las expectativas de la misma.

Finalmente, aseguró que para el sector privado, las posibilidades de lograr algo significativo mediante el pacto o PASIC, “son escasas”. Sin embargo, el CEESP considera que el plan podría enriquecerse si se complementa con acuerdos entre diversas instancias públicas y el sector privado.