Inversionistas mundiales estiman que la tasa de fondeo interbancaria de México puede ubicarse entre 8.25 y 9% al terminar este año en respuesta a la presión inflacionaria y la tensión financiera por la normalización de tasas en Estados Unidos. Así es como lo ve 25% de los administradores de fondos consultados por Bank of America Securities (BofA-Securities) en su encuesta mensual.

Los expertos no descartan que el Banco de México (Banxico) puede llevar la tasa incluso por arriba de 9 por ciento. Cabe señalar que ésta es la primera vez que los inversionistas llevan sus previsiones a estos niveles.

Y es que, la tasa más alta que ha registrado México es 8.25% y se mantuvo ahí durante cinco meses, entre febrero y junio del 2019, en una estrategia desarrollada para suavizar el impacto que registró la inflación por la liberalización del precio de energéticos.

Por su parte, un integrante de la Junta de Gobierno del Banxico llamó a no sobrereaccionar con grandes aumentos a la tasa de interés, pues este tono excesivamente restrictivo podría derivar en una recesión nacional. 

Asimismo, otro miembro señaló que continuar aumentando la tasa de interés a un ritmo excesivamente elevado podría afectar las perspectivas de crecimiento de México, lo que reduciría su atractivo para los flujos de capital que buscan altos rendimientos en los mercados emergentes de renta variable.

En este mismo tenor, la mayoría de los administradores de fondos cree que las bolsas mundiales entrarán este año en un mercado bajista ante las caída de las expectativas de crecimiento económico en medio del conflicto bélico.

Finalmente, consultores en la materia advierten que, la inflación en México disminuirá a medida que lo haga la inflación mundial ante menores contagios y una mayor vacunación a nivel global, así como por el cambio de orientación en las políticas monetaria y fiscal en economías de importancia sistémica.