El sistema bancario nacional tiene el reto de avanzar en el proceso de digitalización y de transformación tecnológica, pero pese al progreso que se ha dado en los últimos años en materia de implementación de servicios digitales, así como la llegada de nuevos jugadores como las Fintech, las sucursales bancarias no desaparecerán pues es responsabilidad del sector crear medidas compensatorias para garantizar servicios financieros básicos.

Entonces ¿cuál es el futuro de las sucursales bancarias? La respuesta a esta interrogante fue contestada por los directores de los principales bancos que operan en el país, quienes aseguraron que dichas sucursales iniciarán un proceso de transformación para convertirse en puntos de asesoría para los clientes.

Asimismo, señalaron que la disminución de sucursales se debe a diversos factores, que van desde la reubicación de unidades por temas como la movilidad poblacional o de empresas, la reconversión a instalaciones más pequeñas; además, coincidieron en que hacia el futuro tendrán un enfoque mucho menos transaccional y más relacionado a la asesoría.

Y es que, la pandemia ha animado a mucha gente antes reticente a operar a través de internet, y esa posibilidad está ahondando una brecha generacional que demanda la colaboración del sector financiero.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre del 2019 existían en el país 12,849 sucursales bancarias, mientras que para diciembre del 2021 el número cayó a 11,698, lo que representa una disminución de 8.9%, equivalente a 1,151 unidades.

Frente a este panorama, los bancos en México han optado por una estrategia: cerrar sucursales con el fin de impulsar sus capacidades tecnológicas. Sin embargo, persiste el interés por conservar parte de su infraestructura física, así como cajeros automáticos.

Actualmente, estos dispositivos también fungen como cajas prácticas, en las cuales los clientes pueden hacer depósitos, realizar el pago de servicios o consultar estados de cuenta y retirar dinero en efectivo

La estrategia de la banca tiene como fin que los clientes o nuevos usuarios prefieran hacer uso de sus aplicaciones digitales pero tienen claro que es necesario continuar apostando por sucursales que puedan asesorar a cada cliente que tenga alguna duda respecto a los servicios bancarios.