mediación alternativas de solución de conflictos

La mediación como alternativa de solución de conflictos

Características y proceso

 

Dando continuidad a la información anterior, en esta oportunidad explicaremos las
características y procesos de la mediación como alternativa de solución de conflictos con el
objeto de comprender los principios que la rigen.

 

Las características que definen el proceso de medicación, son las siguientes:

Confidencialidad. Radica en la prohibición de divulgar cualquier tipo de información que se
haya expresado durante el procedimiento ni en ningún otro proceso.

Voluntariedad. Refiere a la decisión libre y auténtica de participación de las partes
involucradas, la cual puede quedar acentuada en un contrato.

Flexibilidad. Apunta a la carencia de rigidez durante el proceso, ya que los acuerdos pueden
ser modificados a la solicitud de las partes, con el fin de lograr soluciones asertivas.

Creatividad. Es indispensable emplear la imaginación y el intelecto con el fin de encontrar
opciones óptimas satisfagan las necesidades de los interesados.

Costos. La mediación es un procedimiento que reduce tiempos y gastos ya que a diferencia del
proceso judicial evita trámites burocráticos.

Neutralidad. Significa que el mediador no deberá influir en la toma de decisiones sino
administrar y controlar el procedimiento, dirigiéndolo y marcando las pautas.
En otro orden de ideas, explicaremos las etapas del procedimiento de mediación, enfatizando
que tanto el mediador como las partes tienen el deber de actuar con transparencia y
respetando las reglas establecidas.

 

En primer lugar el mediador debe detallar las etapas del proceso desde la introducción,
desarrollo y posible resultado para que los participantes sepan qué esperar.

 

Posteriormente, escuchará las peticiones del solicitante y así dar apertura a la causa. Asimismo
se procederá a firmar la solicitud de servicio en la cual se manifieste la conformidad de
participar en el proceso. Luego se indicará la fecha y hora para llevar a cabo la mediación,
elaborando y entregando una invitación para la parte contraria.

 

Llegado el día pactado, el mediador enfatizará a las partes sobre el procedimiento y sus
alcances, presentándose y solicitando a los involucrados que se presenten. De tal forma, uno
de los mediados manifestará su postura acerca del asunto e inmediatamente lo hará su
contrario, y es así como el mediador podrá identificar los intereses y necesidades de los
mismos, propiciando las mejores soluciones a la controversia, que se evaluarán y quedarán
asentadas por escrito.

 

Para concluir podemos afirmar que la mediación como proceso alternativo es reconocido en
materia civil respecto de las controversias que se deriven de relaciones entre particulares, sean
personas físicas o jurídicas.

Deja un comentario

su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *